jueves, 26 de octubre de 2006

Los nanotubos vuelven a brillar...

IBM anunció que ha creado el emisor de luz en estado sólido más pequeño del mundo. Este adelanto de la investigación demuestra los rápidos avances logrados en el conocimiento de los dispositivos moleculares. Los resultados también indican que los exclusivos y casi magicos atributos de los nanotubos de carbón pueden ser aplicables a la optoelectrónica.
El emisor de luz de IBM consiste en un único nanotubo de 1,4 nanómetros de diámetro configurado en un transistor en estado sólido de tres terminales que utiliza el mismo principio que los transistores convencionales. En estos transistores, la aplicación de un bajo voltaje a la entrada del transistor cambia la corriente que pasa entre los extremos opuestos del nanotubo. Diseñaron el dispositivo para que fuera “ambipolar”, de modo que pudieran inyectar simultáneamente cargas negativas (electrones) desde una electrodo fuente y cargas positivas (huecos) desde un electrodo de descarga en un único nanotubo de carbón. Cuando los electrones y los huecos se encuentran en el nanotubo, se neutralizan entre sí y generan luz.

1 comentario:

Ulises dijo...

¿Para qué desperdiciar el tiempo en dormir cuando puedes hacer cosas de más utilidad?